Respondiendo a la llamada.

La llamada del Espíritu es algo delicado, sutil. Al principio se vive como una sensación en lo profundo, una inquietud difícil de definir, pero a medida que pasa el tiempo, sobre todo si no respondes, se transforma en un oleaje que no es posible ignorar. Te sacude desde los cimientos, te agita y te cambia, …

Respondiendo a la llamada. Leer más »