fbpx

Ángela Gallud

Respondiendo a la llamada.

La llamada del Espíritu es algo delicado, sutil.

Al principio se vive como una sensación en lo profundo, una inquietud difícil de definir, pero a medida que pasa el tiempo, sobre todo si no respondes, se transforma en un oleaje que no es posible ignorar. Te sacude desde los cimientos, te agita y te cambia, hasta convertirte en lo que estás destinado a ser. A menudo es algo confuso, irracional y fuera de toda lógica. Le dará la vuelta a tu vida en formas que no soy capaz de explicar, pero justo en esos momentos, sabrás que todo es exactamente como debe ser. Cada paso dado en tu vida te ha traído hasta aquí, y en medio del caos que se genera, te sientes inmerso en una paz profunda que no conocías.

Tú alma te recuerda quién eres, tu propósito en este viaje, y entonces, más que nunca, tu Luz vuelve a brillar. Yo he decidido responder mi llamada con todo lo que conlleva. Es un proceso maravilloso y aterrador. Puede que sea mucho lo que tenga que dejar atrás, pero el camino brilla como el sol. Son muchos los que lo hicieron antes que yo, y ahora sigo sus huellas con respeto y admiración.

Gracias Ángeles por revelarme lo que necesitaba saber.

Un abrazo de Luz.

Ángela.
©angelagallud.com