fbpx

Ángela Gallud

The Healer. El Sanador.

Hace 15 años, cuando comenzó mi despertar espiritual, me encontré inmersa en lo que llamamos La Noche Oscura del Alma.
Mi vida era un caos desproporcionado en el que nada tenía sentido, sufría muchísimo, estaba sola, incluso rodeada de gente, me sentía completamente pérdida, vacía, y era incapaz de encontrar la forma de terminar con todo ese dolor.
Tomé la decisión de dejarlo todo, cambiar de vida y de mudarme a un pueblo pequeño en la montaña, para abrazar la soledad y empezar de cero.
Tenía la esperanza de escuchar la voz de mi alma, y eso es exactamente lo que pasó.
Durante meses estuve escuchando en mi cabeza una palabra que no entendía, y se repetía sin cesar. Durante el día, la noche, en sueños, me perseguía por todas partes. Healer.  Sanador. Soñaba con chamanes y encontraba plumas por todas partes incluso dentro de casa, con las ventanas cerradas, y mi intuición se disparó hasta extremos que no podía ni sabía controlar.
Decidí buscar ayuda y desde entonces, mi viaje se ha centrado en el estudio y la práctica de la espiritualidad.
Me centre en algo que me acompañaba desde los 11 años y a lo que no le prestaba atención, El Tarot. Acepté que esas reuniones constantes en las que mis cartas aconsejaban a mis amigos, y veía como les cambiaban la vida, eran algo importante.
Decidí que la presencia innegable del Mundo Espiritual en mi vida no era algo casual, y que lo que podía ver, sentir y escuchar quería algo de mí.
Entendí que todo mi proceso, el dolor y la soledad, eran necesarios para desarrollar mi empatía y en un futuro ayudar a los que pasan por lo que yo sufrí.
Soñé con vidas pasadas en países de habla inglesa, y comprendí la razón de recibir los mensajes en esa hermosa lengua, y acepté que aquella voz en mi cabeza era la respuesta a mi eterna pregunta:
Quién soy?
Muy suave, despacito escuchaba su dulce acento
The Healer….El Sanador.
Y un día de lluvia, mirando la montaña a través de mi pequeña ventana, abracé mi verdad y dentro de mi ser cansado y roto, se encendió una Luz.
Déjame ayudarte a encontrar la tuya.
Con todo mi amor. Ángela.